Musas, mecenas y amantes

Victoria Combalía

Mi Nueva York

Compártelo en

  • Colección: Elba
  • ISBN: 978-84-943666-8-0
  • Nº de edición:
  • Formato: 12,5 x 20 cm
  • Páginas: 168
  • P.V.P.: 18.00 €

¿Qué tienen en común estas seis mujeres, aparte de haber vivido en un mundo y una época extraordinarios? ¿Qué hay detrás de la imagen sofisticada de Nancy Cunard, del gesto alocado y provocador de Kiki de Montparnasse o de la mirada penetrante de Joyce Mansour? Se las conoce más como acompañantes de los protagonistas masculinos de su tiempo –Man Ray, Max Ernst, Samuel Beckett, André Breton, T.S. Eliot o Jean Cocteau, entre otros– que por sus propias obras. Sin embargo, fueron mucho más que un nombre en un pie de foto o una cara hermosa que adornaba las fiestas y los salones literarios. Alentaron y promocionaron a escritores aún desconocidos, impulsaron la obra de artistas emergentes, algunas eran escritoras y pintoras por derecho propio y las que tenían fortuna la gastaron en financiar la obra de sus amantes, amigos y protegidos.
Todas ellas fueron musas a la manera clásica, inspiradoras de artistas y escritores, pero fueron también las primeras musas de la modernidad debido a su papel activo y relevante en el movimiento surrealista, uno de los puntos de inflexión en la historia del arte del siglo XX. El relato de sus vidas, apasionadas y apasionantes, que aspiraban a ser obras de arte en sí mismas, nos transporta a un mundo insólito cuyo epicentro era la creación artística.

La prensa ha dicho

«Musas, mecenas y amantes»
Bea Espejo, El Cultural

«Las surrealistas eclipsadas»
José Ángel Montañés, El País

«Mujeres de vanguardia»
Víctor Fernández, La Razón

«Mujeres con genio y sus amigos artistas»
Iñaki Esteban, El Correo

«Musas, mecenas y amantes. Seis mujeres de armas tomar»
Ana M. Serrano, ABC

«Aquelles muses actives»
Montse Frisach, Avui

«Muses de la modernitat»
Jordi Cervera, Catalunya Ràdio

«Mujeres de sí mismas»
Antonio Puente, La Provincia

Entrevista a Victoria Combalía
Amalia García-Alcalde, La Provincia