Al pie del cañon

Eduardo Arroyo

Mi Nueva York

Compártelo en

  • Colección: Elba · 8
  • Temática: Arte
  • ISBN: 978-84-938448-8-2
  • Nº de edición: 2011
  • Formato: 15 x 21 cm
  • Páginas: 164
  • P.V.P.: 24.00 €

Al pie del cañón no es sólo una guía del Museo del Prado —una de las muchas posibles— sino  una lección magistral sobre cómo mirar y cómo hablar de pintura. Del brazo de Eduardo Arroyo —ya dijo Eugenio d’Ors en el clásico Tres horas en el Museo del Prado que la mejor forma de visitar el Museo era del brazo de un amigo— descubrirá el lector un discurso en las antípodas  de la uniformización  del gusto artístico y de los tópicos de la industria cultural, que poco tienen que ver con el arte. Aquí el único protagonista es la pintura, y el Museo el espacio en el que conviven lo acabado y lo inacabado, la tradición y el sentido de ruptura, el mestizaje y la promiscuidad. En este particular y ecléctico recorrido de Arroyo por las salas del museo, los criterios que le guían son los mismos que determinan la entrada en esta casa de los pintores, los únicos requisitos que cuentan cuando se habla de pintura: la calidad y el genio. En palabras del autor, «no se trata de otra cosa que de ver, volver a ver, ver de otra manera para instaurar ese diálogo que nos permite hacer nuestras las pinturas de nuestros maestros e instalar dentro de nosotros esa tensión violenta que nos empujará a volver al taller, solos pero no tanto.»

La prensa ha dicho

«El arte actual es de una estupidez mayúscula»
Eduardo Arroyo, La Razón

«Ora con la pluma, ora con el pincel, por no hablar de algún que otro mazazo al cincel, el caso es que Eduardo Arroyo (Madrid, 1937) no se cansa de golpear la realidad hasta producir chispas.»
Francisco Calvo Serraller, El País

«Sobre el Prado existen guías científicas, oficiales e incluso literarias como Tres horas en el Museo del Prado de Eugène D’Ors, pero hasta este momento ninguna en la que se explicaran sus pinturas desde el punto de vista de un pintor y en el contexto del Museo del Prado contemporáneo»
Irene Galicia, Arte y Parte

«Eduardo Arroyo descubre su mueso desde el fervor de una prosa de excelente  ritmo, sumando hallazgos imprevistos en un cuadro hasta entonces inadvertido»
Antonio Lucas, Revista Mercurio